Lun - Vier : 09:00 - 18:00
info@accival.ec
Quito y Guayaquil: +(593-2) 600 46 74 / Chile: +(56) 2882 0055

Blog Accival

Revista de economía y finanzas

Cuando el bajo precio del petróleo pasó de ser una bendición a ser una maldición

//
Posted By
/
Comment0

Artículo escrito por Mohamed El Erian – Jefe de Asesoría Económica en Allianz.

Hubo un tiempo no muy lejano cuando las economías occidentales recibían con beneplácito una caída aguda en los precios del petróleo. Actualmente este no es el caso. Con el precio del petróleo cayendo a la mitad en los últimos 12 meses, y desmoronándose aún más en los subsiguientes 15 meses,  nos encontramos ante uno de los más grandes y rápidos desplomes en la historia. Tanto así que este fenómeno se ha convertido en una maldición

Estas son las tres principales razones del porqué, en orden ascendente de importancia, seguido de un análisis de cómo esta percepción puede cambiar en un futuro no muy lejano

  1. Con el surgimiento de la producción de energía estadounidense, occidente dejó de ser un importador neto como lo era en el pasado. Y aunque a los consumidores europeos y americanos les va mejor, hay varios problemas para los productores y también los bancos. Como consecuencia las utilidades de las compañías se evaporan, aumentan los despidos y se crea un agudo estrés financiero para las empresas que dejaron madurar sus deudas. Estos efectos económicos se ven amplificados debido a que los consumidores aún están por gastar  los ingresos extraordinarios que han acumulado en esta época. El problema radica en que las personas deciden ahorrar en vez de gastar dando una clara muestra de desconfianza debido a una constante desaceleración de la economía.
  1. Considerando el desarrollo histórico de los precios, el principal enfoque de occidente ha cambiado. A diferencia de años anteriores, cuando la preocupación era el aumento de la  inflación, ahora la incertidumbre pasa por una inflación muy pequeña. El reto de la deflación en Estados Unidos  aumenta por la amenaza de la deflación en europa. Como lo dijo recientemente Mario Draghi, Presidente del Banco Central Europeo: “A los encargados de elaborar políticas les preocupa que el desmoronamiento de los precios del petróleo acentúe las fuerzas deflacionarias lo cual a su vez motivará que los consumidores decidan posponer sus compras ya que temen precios aún más bajos en el futuro”
  1. La manera desordenada en la que los precios del petróleo han disminuido es tan evidente como la extensión en la que han caído. Como consecuencia un impulso volátil ha sido transmitido al mercado financiero en general. Si a esto sumamos el hecho de que la Reserva Federal se desvinculó de otros bancos centrales podemos deducir que los mercados ya no se sienten tan protegidos por los bancos centrales. El resultado es una lucha de inestabilidad financiera. Mientras los mercados sufren la transición desde un régimen con baja volatilidad  hacia uno con alta volatilidad, el impacto es amplificado por falta de liquidez en el mercado. Como consecuencia existe un mayor riesgo de que la actividad económica también sea contaminada.

A pesar de estas consideraciones es probable que, con el paso del tiempo, el impacto de los bajos precios en el petróleo encuentren un equilibrio. La mayor parte de las economías avanzadas (y también algunos países emergentes ) resultan siendo beneficiarios netos. Sus consumidores, así como una considerable parte de las industrias, tendrán la posibilidad de trasladar sus ganancias extraordinarias hacia una elevada actividad económica. Estas acciones tendrán una influencia significativa siempre y cuando los desafíos de una transición en corto plazo sean manejados adecuadamente.

*Esta nota es una traducción de un artículo publicado en el portal Business Insider.

Para leer la nota original haz click aquí.